AGUA vs MINERÍA: ENTRE EL DESARROLLO ECONÓMICO Y EL DESARROLLO SUSTENTABLE

 

Durante el tiempo que ambas mineras ejecutaron sus labores extractivas, acumularon más de 3 millones 210 mil 292 toneladas de relaves a orillas del río Santa, causando un impacto ambiental negativo de proporciones incalculables y con el perjuicio de haber contaminado el medio ambiente y las aguas cercanas, borrando todo rastro de vida animal y que a pesar de un siglo aún continúan dejando secuelas que afectan la salud y bienestar de los pobladores de Ticapampa,

Es por este tipo de malos ejemplos que hablar de agua y minería es sumamente complicado, ya que por un lado se ha visto al sector minero como una actividad que causa el caos; generadora de la destrucción y la contaminación del entorno en donde se desarrolle.

La otra cara de la moneda es la importancia del agua en el día a día de las comunidades (campesinas y nativas), su trascendencia, siendo el prerrequisito fundamental para estos grupos el asegurar y mantener sus principales fuentes de abastecimiento hídrico (lagos, lagunas, ríos, arroyos, etc.) en condiciones óptimas y libres de agentes contaminantes que terminen perjudicando de una u otra manera su bienestar y el entorno en el que se desarrollan.

Por esta razón la relación agua - minería es casi una utopía, más en nuestro país, ya que a pesar de que existe la clara obligación de mantener un concepto integro de desarrollo sostenible, la realidad termina siendo completamente distinta.

En el Perú no existe un sistema de multas y sanciones eficiente que logre asegurar la posibilidad del acceso a agua de calidad sin agentes contaminantes, producto de una irresponsable actividad minera. Una de las deficiencias a nivel estructural del sistema son las multas establecidas sobre la base de criterios administrativos, es decir, el sector minero no será sancionado por el daño potencial ocasionado o por lo nocivo de la contaminación de sus labores extractivas, sino por la falta administrativa, la misma que es calculada por una fría escala monetaria fija: UIT (UNIDAD IMPOSITIVA TRIBUTARIA).

Según este criterio, no tiene ninguna trascendencia la cantidad de contaminantes emitidos al medio ambiente y su impacto durante los trabajo de ejecución de la minera, sino el mayor número de reincidencias por el incumplimiento de no contar con un registro de monitoreo de agentes contaminantes o exceder los límites de los parámetros contaminantes. En cristiano, se sanciona de la misma manera la emisión de 20 miligramos de cianuro por litro o la emisión de 2000 miligramos del mismo contaminante por litro, sabiendo que el daño potencial en el segundo caso es mucho mayor que en el primero.

El boom del sector minero ha hecho que nuestro país dependa de esta actividad ya que constituye la tercera parte del presupuesto público, sin embargo el rechazo y el soslayo de la mayoría de sectores, ha generado puntos de quiebre tan radicales que proyectos tan importantes como Conga, fueron rechazados y retrocedieron, generando pérdidas importantes a nivel económico, político y social.

Este es el lado oscuro de una actividad proveedora de grandes beneficios económicos pero con impactos socio ambientales tan dañinos e irrecuperables que terminan siendo la madre del cordero de muchas de las convulsiones sociales traducidas en violencia entre peruanos en medio de un estado de derecho.

 

Colaboradora:

Sarita Rosaleé Tamariz Rodríguez

Novedades

Conferencia Internacional Gratuita: Diversidad Funcional y Servicios Ecosistémicos

Ver más


CORREOS IBP

Ver más


Ver más
Jornada Mundial Limpieza de Playas: Perú no se queda atrás

Ver más


Ver más